Número de teléfono de contacto:(+34) 982 20 35 35

Email de contacto:

Restaurante “El Túnel” de Baiona, ¿Ángel o Demonio?

19 agosto, 2018

restaurante-el-tunel-baiona

Hace años que tenemos al restaurante El Túnel de Bayona como uno de nuestros recomendados y es uno de los más auditados y controlados por nuestro equipo de críticos, pues en este restaurante se da una de las particularidades más curiosas en el universo de las críticas de los usuarios en portales como Tripadvisor y en Google Maps.

Sentemos las bases de lo que, a nuestro juicio, es este restaurante que se sitúa en plena zona comercial y turística, la calle Ventura Misa, que es paralela al paseo marítimo y cuenta con una terraza muy amplia con una zona cubierta por los soportales de la edificación de la plaza y el resto al aire libre con la protección solar que ofrecen determinadas sombrillas instaladas en las mesas.

En el interior nos encontramos con una decoración muy clásica y que estructuralmente no ha evolucionado mucho desde sus inicios, a la que le han ido dando unos lavados de cara para adaptarlo a los tiempos y por el lógico y natural mantenimiento que exigen todos los negocios e inmuebles.

Lo más usado es la planta baja, aunque disponen de un segundo comedor en la segunda planta muy similar al de la primera con una capacidad, en mesas separadas, para un número de comensales muy cercano a los cien en cada uno de los comedores, pero según la disposición de las mesas, esa capacidad puede incrementarse notablemente en el caso de algún tipo de celebración o banquete.

La cocina es muy amplia lo que facilita que varias personas puedan trabajar al mismo tiempo y con equipamiento suficiente para que la capacidad de entrega de platos sea muy, pero que muy alta y rápida. Las instalaciones de la cocina están impolutas, muy limpias y en perfectas condiciones de higiene y conservación.

Los baños son muy amplios y con capacidad para varias personas, como los típicos de locales dedicados a bodas y banquetes y perfectamente alejados y asilados de las zonas de comedor y cocina, algo que no siempre ocurre en los restaurantes de su competencia de la localidad de Baiona en los que hay que sufrir todo tipo de efluvios que fluyen de este tipo de espacios.

Su oferta gastronómica es variada, pero por ubicación, por mercado y por clientela, sus especialidades son mariscos y pescados, aunque en alguna de nuestras visitas pusimos a prueba sus carnes pidiendo un chuletón que sobrepasó nuestras expectativas, consiguiendo, no sólo consiguió un aprobado, sino que la nota fue de matrícula de honor. Un señor chuletón que estaba muy bien preparado al punto y de una magnífica calidad.

En cuanto a la oferta en mariscos y pescados tiene de todo, bueno y de batalla (como se conoce al marisco de guerrilla de precios). Enrique, el propietario, nos explicaba que tiene que ofrecer marisco de batalla a bajo precio porque la mayor parte de la clientela es lo que busca y todos los locales en zonas turísticas y costeras es lo que ofrecen y, por tanto, si esa es la clientela hay que adaptarse al mercado.

Pero también no comenta, que tiene varios clientes todos los días que buscan un marisco bueno, de calidad, del tamaño y calibre adecuado y de un origen gallego, muy distinto de que se ofrece en los platos anunciados en la cartelería exterior. En todas las ocasiones que allí estuvimos comprobamos calidades y precio y os podemos asegurar que la relación calidad precio es de las mejores que hemos visto en Galicia.

También pudimos comprobar que, tanto en la cartelería exterior como en las cartas, que siempre entregan al cliente, están correctamente detallados los precios, las cantidades y composiciones de los platos con más de un pescado, marisco o alimento y, cuando ofrecen un producto fuera de carta, indican correctamente al cliente el precio antes de que se haga la comanda o pedido para que luego, a la hora de pagar, no haya sorpresas desagradables.

Lo que preparan lo preparan bien, pues la cocina cumple perfectamente con su cometido. Los platos están en su punto de cocción o preparación adecuado y la cocina es tradicional, la de toda la vida, sin artificios, sin innovaciones gastronómicas especiales más que la de cuidar una presentación de los platos que no deja de ser también la tradicional, sencilla y simple, pero correcta. Una cocina sencilla pero efectiva, sin abusar de condimentos en la mayoría de sus platos y que se dejan notar un poco en los platos de guerrilla de precios, los más baratos y las ofertas más económicas, pero no mucho más que lo que se encuentra en cualquiera de sus competidores en estos platos “estrella low cost”.

La atención es correcta sin más. No estamos en un estrella Michelín o como se suele decir “en el Ritz” cuando nos referimos a lujo. Pues no, no encontraremos un servicio de lujo ni altamente profesional en el más amplio sentido de la palabra, pero sí nos encontraremos con un personal con años de experiencia, muchos de ellos en el propio restaurante, que son totalmente correctos, educados y amables, que cumplen los estándares más comunes del protocolo y que están pendientes del cliente en todo momento.

Recuerdo que, en una ocasión que estábamos auditando el restaurante, a la entrada de establecimiento estaba el personal del restaurante que nos invitaban a entrar y aprovechamos para tensar la cuerda, para provocarles y valorar su comportamiento en caso de tensión. Incluso casi rozando la falta de respeto hacia su persona y hacia el restaurante podemos decir que la superaron con nota, con una sonrisa en la cara y tragando sapos y serpientes, pero nunca perdiendo la compostura, la educación y la corrección. Luego nos identificamos y les explicamos el por qué de nuestra actitud tan desagradable con ellos, valorándoles lógicamente su modo de actuar.

Para nosotros es una visita obligada en Baiona para todo el que quiera disfrutar de marisco a buen precio, de buen marisco a un precio adecuado y para comer sin que te quede temblando la cartera. Me permite elegir lo que quiero comer y lo que quiero pagar y, creo, que cualquier persona en su sano juicio debe saber que una mariscada para dos personas por unos 12€ – 15€ por persona no puede ser de calidad y probablemente no salgamos igual de contentos que una mariscada a 35€ – 70€ por comensal y ya no digamos si vamos subiendo el precio, pero tengo la opción de elegir una cosa u otra. En otros lugares únicamente hay maricasdas de batalla, de guerrilla, pero en el restaurante El Túnel tengo más opciones e incluso la de marisco de guerrilla es mejor que en otros sitios, aunque no deja de ser lo que es, marisco de batalla que no engaña a nadie y ellos tampoco lo pretenden, porque lo explican bien claro.

Por eso no encuentro una explicación lógica para que en Tripadvisor y en Google algunos de los comentarios los pongan a caer de un burro, les llamen cuando menos delincuentes, ladrones y hasta un peligro para la salud pública. De verdad que no entendemos la razón de la inquina que se nota contra este restaurante en estos portales cuando conocemos verdaderos desastres que en Tripadvisor están muy bien valorados y apenas tienen reseñas negativas.

Hablamos con Enrique, su propietario, y con su personal de este asunto, porque nos intriga, nos causa una extrañeza tremenda y nos comenta el malestar que eso le provoca y la indefensión ante esta circunstancia. En el restaurante, nos dice, todo el mundo parece salir feliz, contento, no hay reclamaciones y los pequeños errores que podemos cometer como humanos que somos, cuando se comentan, las solucionamos porque tiene que ser así, el cliente es el centro de nuestro trabajo y no podemos permitirnos fallarles. Buscamos en todo momento la satisfacción del cliente.

En estos portales, la gente puede comentar sin que haya una verificación de lo que dice, pero lo que es más grave es que no hay verificación de que estuviera en el restaurante y puede comentar cualquier desequilibrado, la competencia, exempleados descontentos que, de modo gratuito, escondidos en un anonimato que piensan que les protege, juegan con el pan de muchas familias que dependen de los empleados del restaurante.

Nos comenta que no está valorando como cierta, ninguna opinión que no haya sido antes manifestada en el establecimiento y que está poniendo todos lo medios humanos, materiales y económicos necesarios para identificar a algunos autores de comentarios que, a todas luces se puede ver que son falsos y pueden ser considerados una falta o un delito, con el fin de perseguirlos con todos los medios que la ley le permita.

Pero del mismo modo está haciendo el mayor de los esfuerzos en mejorar día a día en todo aquello que permita que su clientela salga satisfecha y regrese en futuras ocasiones y parece que eso sí lo está consiguiendo.

Por tanto, y para responder a nuestra pregunta inicial, ¿estamos ante un ángel o un demonio? En nuestro modesto entender no se trata ni de un ángel ni de un demonio sino de un ente terrenal, con muchas virtudes y muy pocos defectos, que algunos usuarios de Tripadvisor y Google están castigando de un modo injusto y que ofrecen una de las mejores ofertas gastronómicas en relación calidad precio de Baiona y nosotros seguimos confiando en ellos, porque nunca nos defraudaron y la encuesta hecha entre clientes reales (no virtuales) corrobora nuestra opinión, que merece la pena, que son una buena opción.

Esperemos que poco a poco logren el reconocimiento que merecen y por el que se esfuerzan día a día. Nosotros, por nuestra parte, damos fe que a fecha de hoy las cosas son tal y como las contamos e iremos verificando en el futuro que sigan en la senda correcta.

0 Comentarios en este Artículo

Añadir un comentario