Contact phone number:(+34) 982 20 35 35

Contact email:

De Haapsalu a Fisterra…

3 octubre, 2014

Estrenamos sección sobre Valores Naturales haciendo un recorrido que nos lleva a casa, a nuestra querida tierra.

Estábamos la mitad del equipo en Haapsalu, preciosa localidad estonia, en el Congreso Internacional de aves limícolas, a pie del Mar Báltico. Lejos, a más de 6000 km costeando, como lo haríamos para volver si fuéramos uno de los mazaricos que tanto trabajo, satisfacciones y desvelos nos dan.Mazarico-real_Numenius-arquata

 

La otra mitad del equipo quedaba en casa, porque no la podemos dejar, porque nos gusta más que el comer y también nos da su trabajito. Que nos internacionalizamos, pasamos largas temporadas abriendo los ojos en otros mundos, pero una siempre vuelve a esta tierra, la de los mil ríos… y montes, y playas, y caminos… y caminantes.

Así que nos incorporamos entusiasmados a este proyecto Gusuguito, con la convicción de que el turismo y el ocio dependen en (gran) parte de los valores naturales del territorio. Y que, por ello, hay que dar respuesta a este aspecto de la sensibilidad del turista, visitante, o cualquiera que quiera dedicarse un rato de homenaje a sí mismo. Vamos pues a dar razones, desde ya y con cada una de nuestras entradas en esta sección, que esperamos te guste leer tanto como a nosotros escribir, que es mucho.

 

María-Vidal_Socia-Directora-Proyectos-ALVARIZAVolviendo al camino desde Haapsalu a Fisterra, aún estamos discutiendo si nos gusta más a vista de pájaro o gastando botas. Sea la opción que sea, pasamos por un abanico espectacular de hábitats, comunidades naturales y lugares con sabor, y aquí me estoy refiriendo al sense of place –nos vamos a permitir algunas licencias, que en el fondo somos técnicos, hoy que se habla del cambio climático, del medio natural y del paisaje hasta en el bar de la esquina-.

Y esta es la intención de la sección, detenernos en los rincones en los que merece la pena detenerse, no para decir que son marco incomparable, que lo serán pero ya está muy dicho, sino para dar motivos y detalles de por qué lo son.

Pues eso, fin del Camino, Fisterra, nos recibe con los brazos abiertos. Brazos de arenales y costa batida, reposo de aves, brezales y caminos con sebes, explosión de colores y vida que acompaña al caminar, una curruca rabilarga que me mira de reojo, una lagartija gallega que cruza casi volando, una mariposa macaón que se posa para dejarme inmóvil los próximos 5 minutos, contemplándola. Y más que no tengo sitio… Todos recibiendo las dos últimas horas del sol fisterrano, solpor enlatado en millones de cámaras, que sin duda preferimos vivir en directo. No te lo pierdas.

0 Comentarios en este Artículo

Añadir un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies