Número de teléfono de contacto:(+34) 982 20 35 35

Email de contacto:

Información de la etapa

Distancia 20,2 Km

Km 0. San Juan de Villapañada
Km 2,3. Collado de El Fresno
Km 5,2. La Doriga
Km 9,5. Sobrerriba
Km 12,4. Llamas
Km 18,8. Mallecín
Km 20,2. Salas

perfil Etapa 02 San Juan de Villapañada-Salas

Detalle de la etapa

Nos espera una primera caminata cargada de esfuerzo para subir a San Juan de Villapañada, en donde no es necesario entrar, un poco más arriba está el alto del Fresno, que goza de una de las ubicaciones más privilegiadas de Asturias, aquí se encuentra el Santuario de la Virgen del Fresno.
Seguimos nuestro camino, y aprovechando que ahora es en bajada, podemos apreciar bien las magníficas vistas que nos ofrece este lugar y a la vez relajar un poco las piernas, bien doloridas del esfuerzo de la subida.
Como el que no quiere la cosa, se pasa por San Marcelo, un pequeño pueblo con pocos habitantes. Se encuentra rodeado de abundantes pomaradas, entre las que se encuentra la capilla del patrono San Marcelo, levantada por Don Porfirio, un muy popular y querido cura párroco.
Luego por La Doriga se puede hacer una paradita para ver la iglesia parroquial de Santa Eulalia, de origen románico y un palacio del siglo XIV.
Nuestro camino sigue bajando, ya estamos casi en el fondo del valle del Narcea y sin darnos cuenta entraremos en Cornellana ideal para reponer fuerzas tomando un “bollito preñao” o algún que otro alimento reponedor.
Una vez hayamos cruzado el río Narcea, el albergue está en las dependencias del monasterio de San Salvador, fundado a principios del siglo XI que llegó a ser uno de los más importantes de Asturias. Está considerado monumento nacional.
Ahora, el sendero que transcurre por el bosque enseguida nos sitúa en Llamas y un poco más adelante en Quintana, en este tramo del camino, algún animalito puede sorprendernos.
Nuestro camino va en busca de un puente sobre el río Noraya que nos entrará en Casazorrilla, aldea no tiene servicios, para proseguir nuestra ruta después de caminar un poco por un camino y luego por carretera para entrar en Salas.
Se trata de una entrañable villa de aire medieval que gira en torno a la colegiata de Santa María la Mayor, donde podremos ver el mausoleo del inquisidor Fernando Valdés, arzobispo y fundador de la universidad de Oviedo.
Destaca el palacio de los Valdés con su torre almenada y a las afueras del pueblo. Junto a la iglesia de S.Martín, del siglo IX, verás un soberbio ejemplar de tejo. Esta localidad dispone de todos los servicios, tiene también un pequeño albergue de peregrinos.

Establecimientos

Establecimientos

Ayúdanos a mejorar. Incluye tu negocio de forma gratuita en la guía. Formulario de registro de negocios para el Camino de Santiago

  • Albergue de Cornellana. Cornellana (Concejo de Salas): (+34) 635 485 932
  • Albergue de Salas. Salas (Asturias): (+34) 985 832 279 (Restaurante Casa Pacital) | (+34) 647 739 559 (Pacita) | (+34) 985 830 004 (Ayuntamiento)
  • Albergue La Campa. Salas (Asturias): (+34) 679 390 756

CAJEROS AUTOMÁTICOS:

  • Banco Sabadell, C/Prudencio Fernández Pello S/N, 33850 Cornellana
  • Liberbank, C/Prudencio Fernández Pello S/N, 33850 Cornellana
  • BBVA, Av. Galicia 15, 33860 Salas
  • Caja Rural de Asturias, Urb. Pumarada la Vega 2, 33860 Salas

Centros de Salud

 

Farmacias

Fisioterapeutas

J&D Fisioterapia CB Teléfono (+34)985 832 203

Taxi

Transtino Teléfono (+34)619 156 730

Visitas virtuales destacadas

Cuentos y leyendas de la etapa

La Cruz de los Ángeles
Cuenta esta leyenda…que tuvo lugar hacía el año 808, cuando Alfonso II había fundado la iglesia que más tarde se convertirá en Catedral de San Salvador. Él tenía la intención de donar a la iglesia una extraordinaria cruz de oro y piedras preciosas que guardaba en el palacio, pero no había orfebres en todo el reino que pudiera hacerla.
Una tarde después de oír Misa, cuando el Rey Casto se dirigia a palacio, le llegó noticia de que dos jóvenes Peregrinos que decían ser expertos orfebres. Conducidos a una estancia, a la que llevaron el oro y las piedras elegidass para su construcción, además también llevaron comida y bebida para toda la noche. A la mañana siguiente, el Rey y su séquito acudieron a la estancia donde los peregrinos habían realizado su trabajo, vieron con sorpresa como habían desaparecido de la estancia que no tenía ventanas y la puerta estaba fuertemente custodiada.
Pero mayor sorpresa causó el resplandor que salía de la riquísima Cruz, con tanta luz, que no se podía mirar. Desde entonces se conoce como Cruz de los Ángeles.